Institucional

27 DE JUNIO, 2016

Compartir en
redes sociales


El autoreconocimiento que hace posible la identidad, de acuerdo a Honneth, toma tres formas: autoconfianza, autorespeto y autoestima.

Pero el desarrollo de estas formas de relación con el sí mismo, para cualquier individuo depende fundamentalmente de haber experimentado el reconocimiento de otros, a quienes él también reconoce. En otras palabras, la construcción de la identidad es un proceso intersubjetivo de reconocimiento mutuo.

La confianza en sí mismo surge en el niño en la medida en que la expresión de sus necesidades encuentra una respuesta positiva de amor y cuidado de parte de los otros a su cargo. De igual manera, el respeto de sí mismo depende de que otros respeten su dignidad humana y por lo tanto, los derechos que acompañan esa dignidad. Por último, la autoestima puede existir sólo en la medida que los otros reconozcan el aporte de una persona como valioso.

La dignidad, la libertad y la vida, nos fortalece como humanos y nos proporciona una identidad, valores e intencionalidad en el hacer, sentir y querer.

Bajo este contexto los alumnos y cadetes podrán identificarse con la institución si: